LOS NIÑOS DEL UNIVERSO

Me lleva varios días reponerme de la maravillosa sensación de estar en contacto con los Seres del otro lado del Velo, como que no quisiera regresar a este plano material luego de contactarme con Ellos. La resultante es una alegría interior que los logros materiales no pueden igualar.

Por esa razón resulta muy interesante e instructivo para llevar adelante nuestras vidas en este plano con mayor certeza, consultar periódicamente a nuestros Guías personales, ya que Ellos al observar desde otra perspectiva por no estar confinados a la materia, pueden brindarnos un panorama real y cierto sobre nuestra vida que por lo general sólo podemos observar subjetivamente desde adentro de esta Matrix engañosa.

Esta semana estaba realizando en mi consultorio una Lectura de Registros Akáshicos a una consultante y por medio de las respuestas que me inducían sus Guías, buscábamos resolver los interrogantes que se le habían planteado al preparar la lista de preguntas para realizar durante la lectura.

Estas preguntas, siguiendo mi consejo, habían sido preparadas de antemano siendo abundantes y muy variadas, y para muchas de ellas esta señora había tomado como base las que menciono en el artículo de este mismo blog, “LAS PREGUNTAS QUE SIEMPRE TE HAS HECHO SOBRE LOS REGISTROS AKÁSHICOS; AQUÍ LAS RESPUESTAS… (Séptima y última parte)”.

http://www.elsenderodelser.com/2016/03/03/las-preguntas-que-siempre-te-has-hecho-sobre-los-registros-akashicos-aqui-las-respuestas-septima-y-ultima-parte/

Es sumamente enriquecedor tener el honor de realizar el servicio como intérprete y escuchar tanto las preguntas como las respuestas que los Guías Espirituales de las personas tratan en las distintas sesiones; tal vez mi satisfacción y alegría por llegar a estar en contacto con Maestros del otro lado del Velo, superen en mucho a la impresión que puede tener quien realiza las preguntas.

Ellos me transmiten tanto palabras certeras como imágenes muy claras sobre las situaciones que se plantean, lo que representa en realidad un viaje fantástico y siempre aleccionador para quienes necesitamos respuestas que de otro modo no podríamos obtener en este plano.

Desde el principio, muy acertadamente, esta señora interrogó sobre sus Orígenes espirituales, hacia aquí comenzando sus primeros pasos en esta tierra y aún, desde sus Principios Energéticos al partir desde la Fuente. Pude recibir la imagen que en sus primeras vivencias en este plano, ella se encontraba en una zona rural con mucha vegetación realizando el cultivo tal como muchos de nosotros hemos comenzado esta experiencia terrenal.

Pero aquí noté algo muy particular que nunca había visto antes: ella no solamente plantaba y cuidaba de los vegetales para su subsistencia sino que a la vez, los admiraba y se encontraba en un permanente estado de interrogación y maravillosa contemplación al intentar comprender qué era lo que hacía que día tras día, sus plantas desarrollaban nuevos brotes y hojas. Sentí que esto la llenaba de incógnitas y la sorprendía al preguntarse qué era aquello que movilizaba a los vegetales a crecer y a fructificar, en ciclos permanentemente repetibles.

En realidad, ella ya se estaba preguntando desde el principio sobre qué es la vida, aún desde su humilde comienzo como una persona sencilla pero con sabia actitud frente a la Naturaleza.

Por regresiones hipnóticas que he realizado a mis vidas pasadas, me he visto a mí mismo también cultivando pero nunca se me ocurrió preguntarme qué era aquello que hacía crecer constantemente a los vegetales, cual era la magia que los hacía saber exactamente cómo crecer y fructificar, por lo que esta simple situación me llevó a maravillarme a la par que mi consultante se iba sorprendiendo al enterarse de cómo se había ido desarrollando su vida sobre esta Tierra.

Recorriendo otras vidas anteriores de ella también paseamos por Europa, en momentos en que se presentaba como una distinguida dama de la corte francesa, con fino aspecto, facciones delicadas y pelo rubio recogido y cómo se iba desarrollando y fortaleciendo su personalidad, vida tras vida.

Sin embargo, en otras encarnaciones como hombre, su desarrollo espiritual parecía estancarse y su existencia se tornaba monótona y aburrida. Esto la confundía un poco y la llenaba de incógnitas, y sabemos que las incógnitas nos generan incertidumbre y hasta a veces, miedo.

En determinado momento, evidenció cierta inseguridad y ante sus cuestionamientos de cómo mejorar su aprendizaje en esta vida actual, me llegó claramente una frase de sus Guías que me emocionó profundamente y me llenó los ojos de lágrimas. Recibí claramente una amorosa declaración, que tuve que demorar en transmitirle y que decía exactamente así:

“USTEDES SON LOS NIÑOS DEL UNIVERSO” y tras una breve pausa, que Ellos respetaron para que me repusiera, el mensaje continuó: “AL VIVIR JUEGAN, PERO DEBEN IR APRENDIENDO A CÓMO JUGAR”.

Ante nuestra sorpresa, el mensaje continuó: “EL PROPÓSITO DEL JUEGO ES QUE USTEDES APRENDAN A CRECER, A EVOLUCIONAR; ES PARA QUE LOGREN VOLVERSE MAESTROS EN EL ARTE DE VIVIR”.

Tras unos instantes en los que ambos quedamos callados e impresionados ante estas declaraciones, tratando de abarcar exactamente la sabiduría de los mensajes recibidos, nos miramos visiblemente impactados no tanto por el mensaje en sí, sino por percibir la aureola del Amor que se transmitía y que había sido expresada por sus Guías.

De pronto sentí que no éramos sólo dos personas en el consultorio sino que también estaban presentes mis propios Guías y una multitud curiosa de Entidades, que nos rodeaba y nos miraba con el amor con que un padre o una madre contempla a su hijo que acaba de descubrir una nueva realidad. Sentí que la experiencia era reveladora y percibí la presencia del Amor.

Entonces ella me preguntó quienes eran sus Guías, a lo que Ellos respondieron que en el Universo no existen nombres sino que se diferencian por colores, o sea, por sus vibraciones. Sin embargo, ella insistió por saber cómo eran sus Guías, si yo podía ver qué formas tenían, y allí pude apreciar a su derecha a un ser envuelto en una intensa aureola azul-celeste que evidenciaba un elevado contenido espiritual y a su izquierda, a su Guía Protector, rodeado por una coraza roja brillante que indicaba su inmenso poder guerrero y sus potencialidades defensivas que podía llegar a poner en evidencia si era necesario.

El fuerte contraste impresionaba; me sorprendió que una sencilla y menuda figura material de mujer que se expresaba tan suavemente llevara consigo a semejantes personajes encargados de asistirla; allí verifiqué una vez más que nunca sabemos a quien tenemos enfrente o al lado, y que sea como sea, parezca lo que parezca, debemos sentir por ellos respeto porque no estamos a simple vista en condiciones de saber la importancia que ese ser tiene para el Universo.

En realidad, no nos damos cuenta que Ellos nos acompañan todo el tiempo, aún cuando dormimos, y entonces con ella conversamos sobre las señales de su presencia, porque ella me decía que constantemente les habla pero no sabe si la escuchan a lo que le respondí que Ellos siempre escuchan y también responden, pero que somos nosotros los que no los escuchamos.

Ella pensaba que sus Guías a menudo le indicaban el camino a seguir, por lo que tuve que hacerle una aclaración. La conversación entonces se trasladó a que yo le indicara que debía establecer códigos para hablarles e interpretar sus respuestas, pero que no confundiera con la voz de su propia intuición. La intuición siempre nos indica qué hacer, pero los Guías respetan nuestro albedrío y permiten que tomemos nuestras propias decisiones por lo que nunca van a señalarnos objetivos sino si es necesario, sólo las formas de caminar hacia ellos.

Cuando una voz interior nos impulsa sobre qué hacer y qué no hacer, debemos diferenciarla para saber si se debe a nuestro propio Ser interior o si se trata de una influencia externa, en cuyo caso no deberíamos confiar. Un amigo acostumbra decirme: “Los Guías me indicaron que hiciera tal o cual cosa” por lo que siempre le respondo, aunque no me escuche (sólo soy un amigo y nadie es profeta en su tierra): “Cuidado, ésos no eran tus Guías”.

Ante la preocupación de esta señora, Ellos me pidieron que le dijera que no se sintiera sola porque nunca la dejaban sola y de inmediato la imagen que se me presentó claramente fue que desde su enorme estatura Ellos estaban uno a cada lado, abrazándola con amor y evidenciando un profundo interés en protegerla y hacerla sentir amada. Al comunicárselo con alegría, pude observar en ella su callada emoción.

Lamentablemente, muchas veces yo estaría encantado de poder proyectar estas imágenes mentales de forma que quien consulta pueda verlas y convencerse por sí mismo, pero solamente se presentan en  mi mente y me siento impotente al comprender lo importante que sería para esa persona que está delante de mí si ella pudiera presenciarlo y así cerciorarse personalmente de su verdad. Cada Lectura es una aventura apasionante, porque trasciende los límites de lo que conocemos en este planeta prisión.

Por ejemplo, si cada una de estas personas pudieran ver lo que se proyecta en la Lectura, desaparecería en ellas el miedo y de esa forma serían capaces de verificar la realidad de su propio ser y comprender su poder intrínseco, atreviéndose a cuestionar sin demora las falsas realidades en que esta Matrix nos mantiene inmersos y a amigarse con todos los fantasmas que nosotros mismos creamos.

Sin embargo, al ir aprendiendo a desarrollar el lado espiritual, las personas podrían ampliar su espectro de visión y darse cuenta que no solamente han crecido engañadas sino que perversamente se les niega comprender su verdadero Origen. De esa forma desaparecerían miedos, culpas, limitaciones y falsas creencias que la tradición religiosa ha impuesto sobre las personas con el solo fin de manipularlas.

Por ejemplo, ser “los niños del Universo” implica que en cierta manera, estamos siendo cuidados con Amor y contemplados como un futuro; que estamos ciertamente asistidos por Entidades amorosas de inmensos poderes que no podemos comprender. Si fuésemos capaces de abarcar estas magnitudes, entonces nos sería posible dimensionar nuestro valor como semillas, nuestro inmenso potencial y la verdadera importancia que tenemos para el Universo, que tiene amorosamente sus “ojos” puestos sobre nosotros.

Y de esa manera podríamos burlar esta mentira en la que estamos inmersos y que busca asustarnos, atormentarnos y bloquearnos en nuestro crecimiento; de ese modo, podríamos dedicarnos sólo a jugar sanamente para aprender y crecer dado que simplemente no somos nada más ni nada menos, que “los niños del Universo”.

El Sendero Del Ser. Bendiciones. Leo

Dando un “me gusta” a mi página Profesor Leo – El Sendero Del Ser, recibirás de inmediato cada artículo que se postee en el mismo y así podrás decidir si te interesa y al clickear en el mismo te llevará directamente al blog para leerlo.

Si te ha resultado de interés este artículo puedes compartirlo libremente en tus redes sociales citando la fuente de origen (botones inferiores), o bien, compartir el enlace al blog: www.elsenderodelser.com a tus amigos y a quienes puedan interesarles los temas tratados.

www.elsenderodelser.comwww.profesorleo.com.arprofesorleonqn@gmail.com

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Realizado por Viviana Espín Ibarra. Diseño y Desarrollo Web.